El mecanismo de la cisterna, ¿cómo arreglarlo si pierde agua?

La cisterna del inodoro es uno de los elementos que emplean agua que más utilizáis en vuestra casa. Esta puede ocasionar pérdidas de agua con el paso del tiempo y el desgaste del mecanismo. Esta situación puede ser un gran inconveniente para vuestro bolsillo, porque no solo afectará el funcionamiento regular de vuestra cisterna, sino que tendréis que pagar una suma elevada de dinero por el derroche de agua. Por estos motivos, en el siguiente artículo os explicaremos qué podéis hacer para repararlas por vuestra cuenta.

¿Cómo arreglar el mecanismo de la cisterna que pierde agua?

Para que podáis resolver la avería de vuestro inodoro tendréis que conocer las partes que componen el mecanismo de la cisterna. No podéis resolver algo si no tenéis conocimiento de ello, ¿no es así?

En algunos casos podéis encontrar piezas diferentes a las que vamos a explicaros. De ser el caso, os recomendamos llamar a un fontanero que ayude, porque estas partes suelen tener una función diferente y lo que hagáis podría terminar convirtiéndose en un gran problema.

Partes de una cisterna

Para que sepáis cuáles son las partes de una cisterna, lo primero que tendréis que hacer será ir al baño y levantar la tapa de vuestro retrete. Tenéis que tener mucho cuidado al desenroscar las piezas, para no dañar los botones que permiten su vaciado. Tendréis que colocar las partes en un lugar seguro para evitar extravíos.

Una vez conseguido, os encontraréis con dos columnas. Una de ellas está en la parte central y en la cima tiene el o los pulsadores, de acuerdo con el tipo de cisterna que tengáis. Este pilar suele ser más grueso que el otro. Será el encargado de coger la toma de agua que está en la pared del retrete y activará el mecanismo interno por el que se vacía el agua cuando bajáis la palanca. La otra torre suele encontrase en uno de los laterales, será la encargada del antidesborde porque regula, a través de una boya, el nivel del agua. Ambas están unidas por la mitad de un tubo de plástico, que permite silenciar el proceso y conecta estas con la taza del inodoro que están en la parte inferior de la cisterna.

¿Cuáles son los tipos de averías del mecanismo de la cisterna?

Goteo dentro del inodoro

Es uno de los problemas que más presenta el mecanismo de cisterna. Os daréis cuenta de esta falla porque no habréis tirado de la cisterna ni provocado el vaciado y podréis notar que existe un pequeño goteo que va de la parte superior hasta abajo.

El motivo por el que ocurre esto es que la goma que cierra el tanque de la cisterna está abajo del todo y, como cumple una función selladora, al no estar en el lugar adecuado el agua se termina colando.

Para poder acabar con el goteo solo tendréis que cambiar la goma. Si no conocéis el tipo de goma que es, os recomendamos sacarla y llevarla a una ferretería en la que os entreguen el modelo que necesitáis.

Pérdida al hacer una descarga

Esta es otra de las fallas más recurrentes. Ocurre cuando accionáis al vaciado de la cisterna y se intenta llenar, pero no lo consigue soltando el agua sin lograr llenar el tanque. Esto es generado porque el mecanismo no encaja como es debido y la goma no cierra adecuadamente.

Aquí también tendréis que cambiar dicha goma, para aseguraros de que no estáis con un inconveniente similar al anterior que os hemos explicado. Tenéis que fijaros también en la goma que sujeta el inodoro y la cisterna, porque podría ser la causante de todo el embrollo.

Mala regulación de la boya

Si llegáis a encontrar vuestro baño encharcado porque el agua está derramándose por la parte superior de vuestro retrete, esto se debe a una mala regulación del mecanismo de antidesborde.

Cuando existe esta mala normalización del mecanismo, suele rebosar solo un hilillo de agua, pero la situación puede empeorar generando gastos y humedades en la casa o el departamento. Aquí, para que podáis resolver la situación, tendréis que ver que el palo que sostiene la boya se encuentre 4cm por debajo de la altura habitual, como mínimo. Así conseguiréis que el problema se solucione.

Estos son algunos de los accidentes más comunes con el mecanismo de cisterna, como pudisteis notar es muy sencillo lo que tenéis que hacer para solucionarlos. Claro está que existen otros en los que necesitaréis de la ayuda de un experto. En esos casos, tendréis que llamar a vuestro buen amigo fontanero para que os ayude o, si deseáis, podéis cambiar todo el mecanismo por uno nuevo y hacerlo siguiendo las instrucciones. Ya sabéis que si no conocéis cuál es el modelo que tenéis en casa, siempre podéis llevar toda la pieza a la ferretería para que os den una mano. Como siempre os decimos, la decisión es vuestra, nosotros solo os ayudamos a que sepáis cómo arreglar las averías.